Profesionales sanitarios, pacientes y desarrolladores cocrean aplicaciones de salud

0
331

Resumen

l Hackathon de Salud es una oportunidad para la innovación en salud digital, ya que cuenta con la colaboración de profesionales sanitarios, pacientes y técnicos (como informáticos, ingenieros y diseñadores), que cocrean soluciones digitales (aplicaciones, wearables, programas, etc.) aplicadas a la salud. Hackathon viene de la palabra hacker, que significa usuario de software libre, y maratón, porque el Hackathon en sí tiene su eclosión en dos días intensos de programación y charlas con mentores. Sin embargo, se inicia meses antes, con concursos de ideas para profesionales sanitarios y pacientes, a los que se les ayuda a completar sus equipos. Y continúa después del evento, con un programa gratuito de mentorización de negocio. En España ya cuenta con dos ediciones y una versión en niños, el Hackathon Junior, en el que chicos de entre 12 y 17 años crean videojuegos para concienciar en hábitos saludables. Este año el Hackathon de Salud ha iniciado su expansión a Latinoamérica, con un concurso de ideas celebrado en Colombia.

Carlos Mateos

Director de la agencia de comunicación COM Salud y vicepresidente de la Asociación de Investigadores en eSalud.

Carlos Mateos es director de la agencia de comunicación COM Salud y vicepresidente de la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES). Organizador de los congresos nacionales de eSalud, Juegos de Salud y de Wearables y Big Data en Salud, así como del Hackathon de Salud, un maratón de programación de aplicaciones de salud en el que participan profesionales sanitarios y pacientes. Licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid. En 25 años de ejercicio profesional, Carlos Mateos ha compaginado el periodismo especializado en salud en medios (radio, televisión, agencias de noticias, revistas, portales, etc.) con la dirección de cuentas en agencias de comunicación de Madrid y Barcelona. En 2007 fundó COM Salud, desde la que se ha dirigido la comunicación de laboratorios, clínicas, sociedades científicas, asociaciones y empresas tecnológicas. En los últimos años mantiene una intensa actividad en redes sociales ligada a la salud digital, con conferencias internacionales y cursos. Edita las webs laesalud.com y comunicacionsalud.com, las mejores posicionadas en salud digital y comunicación en salud. También es coordinador de la comisión de salud digital de la Asociación Nacional de Informadores de la Salud (ANIS).

1. Introducción

Profesionales sanitarios, pacientes, programadores y diseñadores han participado en el mayor maratón de programación en salud en español, el Hackathon de Salud, que se ha celebrado en Madrid el 9 y 10 de junio, por segundo año consecutivo, organizado por la agencia de comunicación COM Salud y la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES), en colaboración con ESNE, partner académico, y compañías como Boehringer Ingelheim, patrocinador principal. Se trata de una iniciativa que pretende impulsar la creación de soluciones digitales en salud por parte de quienes la necesitan, profesionales sanitarios y pacientes, fundamentalmente, aunque carezcan de conocimientos de programación o diseño.

Alrededor de diferentes retos relacionados con patologías o necesidades de la asistencia sanitaria, enfermeros, médicos, psicólogos, farmacéuticos, pacientes, programadores, diseñadores, analistas de datos y otros profesionales han constituido equipos multidisciplinares que, durante día y medio, trabajaron en el planteamiento de soluciones digitales que trataban de resolverlos. Un jurado formado por expertos en los ámbitos médico, asistencial, técnico y social decidió cuáles de esas iniciativas merecían recibir el premio correspondiente a su reto, 1.000€ cada uno hasta un total de 9, y un programa de mentorización de negocio.

En la primera edición participaron 150 personas en 33 equipos, algunos ya constituidos y otros formados in situ con un programador y pacientes o profesionales sanitarios, lo que añadía más dificultad al proyecto. El gran número de participantes obligó a dividir el jurado en dos. A pesar de eso surgieron grandes proyectos, la mayoría de los cuales han seguido su desarrollo o bien las empresas que participaron en ellos obtuvieron más ayudas para seguir creciendo.

En la segunda edición la organización decidió hacer una selección previa de los proyectos presentados, primando la multidisciplinariedad de los equipos y la aportación que representaban dichas ideas. A los participantes en tres de los retos planteados se les facilitó un estudio sobre las aplicaciones existentes en ese sector. Se cerró la participación en 31 equipos, lo que volvió a constituir un record para este tipo de iniciativas.

Los hackathones se realizan desde hace algunos años en diferentes ámbitos como la banca o la seguridad, aunque su funcionamiento es muy distinto al Hackathon de Salud. Son proyectos que se desarrollan únicamente durante el fin de semana y en ellos participan, sobre todo, estudiantes de informática e ingeniería de telecomunicaciones, para quienes el Hackathon es una oportunidad de poner a prueba sus conocimientos y constituye una experiencia de aprendizaje y networking.

En la organización del Hackathon de Salud creemos que las posibles soluciones digitales a las dificultades que se plantean en la asistencia sanitaria deben proceder de los propios afectados, que pueden contrastar la viabilidad de sus ideas con especialistas en programación y diseño, trabajando codo con codo con ellos. Además, proporcionamos a los equipos la ayuda de mentores especializados en ciberseguridad, legislación, marketing y comunicación, así como en los aspectos médicos y sociales relacionados con los temas de cada reto.

Los hackathones se realizan desde hace algunos años en diferentes ámbitos como la banca o la seguridad, aunque su funcionamiento es muy distinto al Hackathon de Salud

Otra diferencia fundamental con otro tipo de maratones de programación es que buscamos soluciones que sean aplicables en la práctica clínica y, para ello, animamos a los participantes a que trabajen en ellas durante los meses previos al Hackathon, de modo que, en el mismo, puedan completar sus ideas con ayuda de los mentores.

Para fomentar ese trabajo previo organizamos, en el mes de mayo, un concurso de ideas relacionados con dos de los retos, que difundimos a través de sociedades científicas, asociaciones de pacientes, hospitales y medios de comunicación. A los ganadores se les proporcionaba un programador, con el que pudieran trabajar en el proyecto en el mes previo al Hackathon, y la mentorización de profesionales sanitarios, pacientes y técnicos de sistemas. Para participar bastaba exponer la idea que se quisiera desarrollar, bien de manera presencial, en un evento que organizamos en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid, o en formato de vídeo, con 5 minutos máximo de exposición.

Todas las soluciones debían ser originales. Pueden plantearse variantes o módulos de programas o aplicaciones existentes en el mercado pero lo que el jurado tiene en cuenta es el nuevo desarrollo creado en el Hackathon. De hecho, en la pasada edición, participaron los desarrolladores de dos aplicaciones para la relajación que crearon una variante para la calidad de vida de la mujer con artritis, uno de los retos que se planteaban.

2. Ganadores del Hackathon Salud 2017

Una aplicación que educa a los pacientes en la utilización de las urgencias se ha alzado con el premio Hackathon Nacional de Salud 2017 al mejor proyecto de aplicación o programa de salud que concede AIES y la agencia COM Salud. El proyecto de app Urgencia Responsable, de la empresa Inneva Pharma, es una herramienta educativa de orientación para que los pacientes sepan dónde pueden acudir en función de su estado y evitar el colapso se los servicios de urgencias en los hospitales. También permitirá evaluar la pertinencia de un tipo de atención concreta dependiendo de los datos del paciente, los síntomas generales y los recursos existentes, con la posibilidad de integrar la información de su historia clínica electrónica. Además, pretende ofrecer información sobre el tiempo de espera aproximado que el usuario encontrará en los servicios según la gravedad y urgencia de la patología. El objetivo es reducir costes y mejorar la eficiencia, ya que dos de cada tres pacientes que acuden a los servicios de urgencias en los hospitales lo hacen con consultas que no requieren una atención médica urgente.

El Premio SER – Sandoz Enfermedades Reumáticas, en colaboración con la Sociedad Española de Reumatología, para premiar programas destinados a enfermos reumáticos, fue para Articulapp, un proyecto de un residente en reumatología del Hospital La Paz, una residente de cirugía general del Hospital de Toledo, un ingeniero de caminos y un programador de la empresa Tenere. Busca un seguimiento estrecho y un abordaje holístico del paciente. El programa monitoriza el cumplimiento del tratamiento y alerta al médico en los casos de mala evolución. Los ejercicios recomendados se detallarán con vídeos y se refuerza el cumplimiento con mensajes de información sobre su enfermedad, apoyo a la realización de los ejercicios y estímulo mediante un programa de puntos. El problema de la mala adherencia al tratamiento viene propiciado en muchos casos por la falta de feedback al paciente y de control por parte del médico.

El ganador del Premio Cerner #HCESmartApp para la integración en la Historia Clínica Electrónica ha sido para ECG Consult, una idea de cardiólogos del Hospital Ramón y Cajal y del Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria IRYCIS que consiste en una plataforma para uso en dispositivos móviles que permitirá una comunicación instantánea entre el usuario (sea personal sanitario o no) y un especialista en arritmias con el envío de una fotografía de un electrocardiograma y algunos datos anónimos del paciente. Especialistas en electrocardiografía y arritmias analizarán la información y darán al usuario una respuesta inmediata con su diagnóstico y recomendaciones. Ningún programa permitía hasta ahora este envío telemático de forma segura, lo que, a juicio de los autores, causa retrasos y derivaciones a urgencias que se podrían evitar.

El Premio Boehringer Ingelheim Focus On People – Diabetes Tipo 2, a la mejor herramienta para facilitar la comunicación entre médicos y pacientes con diabetes tipo 2, fue para Nosoconociometro, una idea del doctor Miguel Ángel María Tablado, coordinador del Grupo de Trabajo Rural de SEMFyC, que durante el Hackathon pudo desarrollarla con ayuda de alumnos de la escuela universitaria ESNE. Su propuesta gira en torno a incluir el cuestionario BIPQ de conocimiento de la enfermedad en las historias clínicas y apps para pacientes con diabetes 2. La falta de información de la enfermedad está relacionada con un peor control metabólico.

El Premio Everis – Health & social care integration ha sido para Anticoagulapp2, en el que han participado ingenieros españoles y suizos con la ayuda de una farmacéutica. Su objetivo es poder mejorar la calidad de vida de los pacientes con enfermedades circulatorias y afecciones cardíacas, involucrándolos en su propia enfermedad mediante el correcto conocimiento de la misma, y una disciplina en la administración del fármaco a través de la gamificación. El proyecto también contempla la inclusión de wearables e Iot (internet de las cosas). Un objetivo secundario es recoger toda la información sobre el uso de la app para informar al sistema cuadrilateral de supervisión del enfermo (familiares, farmacias, médicos de cabecera y especialista) del progreso del paciente, y poder diseñar estrategias de intervención más efectivas.

El Premio #Emprendeinhealth, concedido por Lilly al mejor programa para la calidad de vida de pacientes con psoriasis, ha sido para Con cabeza, desarrollado por un ingeniero electrónico de la empresa Sci4Tech y una auxiliar de enfermería del Hospital Ramón y Cajal. Su propósito es que los pacientes de psoriasis tomen el sol de manera saludable. Incluye la implementación en prendas textiles de sensores de radiación ultravioleta, que permiten indicar al paciente la cantidad de tiempo que puede exponerse a la luz solar.

El Premio Boehringer Ingelheim Focus On People Respiratorio ha sido para Asthmacheck, una idea de la empresa Develapps basada en la toma de datos y correlación entre los mismos para mejorar el seguimiento del paciente asmático. Toma datos automáticos, de tipo ambiental, proporcionados por wearables y pruebas médicas, y de manera manual, basados en la toma de medicación y otras variables. El objetivo del proyecto, es que con esta información y mediante técnicas de machine learning se puedan controlar todas las variables e identificar cuáles son los puntos que afectan especialmente a cada paciente, qué medicación está resultando efectiva y disminuir la cantidad de tratamientos y las visitas a urgencias.

El Premio SEFH-UCB a la calidad de vida de la mujer, concedido por la Sociedad Española de Farmacia Hospitalaria y el laboratorio UCB Iberia que premiaba las soluciones digitales destinadas a mejorar la calidad de vida de las mujeres con enfermedades reumáticas, ha sido para Artritapp. Este proyecto, liderado por el Instituto Ramón y Cajal de Investigación Sanitaria IRYCIS, busca ayudar a prevenir su aparición mediante la modificación de hábitos de vida, predecir nuevos episodios mediante identificación de patrones de episodios previos y análisis de Big Data y rehabilitar las articulaciones dañadas a través de educación terapéutica.

El Premio Cátedra Telefónica-Universidad Complutense al mejor videojuego de salud fue para Voronoid. Se trata de un juego creado por analistas de datos y expertos en ciberseguridad para gente con problemas de precisión, ya sea por Parkinson o por otra disfuncionalidad y que permite que el usuario no se frustre. Irá recogiendo datos de la evolución del usuario, como pérdida de precisión velocidad y reflejos, que se recogerán para el estudio posterior de un especialista y servirá como entrenamiento para tratar de evitar dichas pérdidas.

Uno de los objetivos del Hackathon es que los proyectos digitales más útiles en la asistencia sanitaria se conviertan en realidad. Por ese motivo hemos puesto en contacto a los ganadores y finalistas con los patrocinadores, y hemos creado un programa de mentorización de negocio de tres meses, en colaboración con el European Institute for Entrepreneurship, que se completa con la participación de directivos de empresas e instituciones relacionadas con la salud, la tecnología y el emprendimiento. Las iniciativas ganadoras tendrán ocasión de conocer cómo se hace un plan de negocio, qué subvenciones se pueden pedir a la Unión Europea y cómo, qué requisitos de privacidad y seguridad son necesarios tener en cuenta, cómo acceder a una ronda de financiación, etc. Este programa pretende ser el embrión de un programa nacional de apoyo a las startups de eSalud. Este programa pretende ser el embrión de un programa nacional de apoyo a las startups de eSalud. AIES se convierte, así, en un dinamizador de la tecnología en la asistencia sanitaria con la cobertura de todas las fases de la innovación: generación de ideas, mentorización de necesidades técnicas, científicas y asistenciales, networking, y mentorización de negocio.

Uno de los objetivos del Hackathon es que los proyectos digitales más útiles en la asistencia sanitaria se conviertan en realidad.

Otro objetivo que se plantea con esta iniciativa es la cooperación entre todos los actores de la sanidad y la tecnología. Así, para acercar el Hackathon a las organizaciones sanitarias organizamos un simposio previo, Hackeando la Sanidad, que fue inaugurado por el consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid Jesús Sánchez Martos, y que contó con la colaboración de las principales instituciones sanitarias, como sociedades científicas, plataformas de pacientes, organizaciones colegiales de profesionales sanitarios, de informáticos, y de ingenieros de telecomunicaciones; así como de la patronal de la industria farmacéutica (Farmaindustria), la tecnología sanitaria (FENIN), los directivos sanitarios (SEDISA) y la red de innovación hospitalaria (ITEMAS), entre otros. A través de diversos debates, pacientes, profesionales sanitarios, técnicos, abogados, expertos en comunicación  y gestores coincidieron en la necesidad de cocrear soluciones digitales con la participación de todos los actores implicados.

3. 300.000 aplicaciones de salud

En este simposio se presenta un análisis que revela que hay unas 300.000 aplicaciones de salud en las plataformas de descarga pero la mayoría no cumple estándares de seguridad o privacidad ni cuenta con el suficiente rigor científico. Las destinadas al ejercicio y la alimentación, englobadas dentro de la categoría de salud y bienestar, son las más descargadas pero también las que salen peor paradas en rigor científico en los estudios. Así, un estudio publicado el pasado mes de enero en la revista Journal of Sport Sciences entre tres de las aplicaciones de ejercicio físico más populares, advertía que ninguna era capaz de contar los pasos con precisión [5]. Otra investigación publicada en diciembre en Journal of Physical Activity and Health demostraba que este tipo de apps fallaban en todos los parámetros que decían medir: pasos, distancia, velocidad y gasto energético, y no hacían bien los ajustes de peso [6]. Parecidos resultados se hallaron en un estudio con wearables publicado el pasado marzo [1]. La mayoría no eran precisos en la medición del sueño, la duración del ejercicio y el gasto energético, a pesar de vender cientos de miles de unidades cada año.

En este simposio se presenta un análisis que revela que hay unas 300.000 aplicaciones de salud en las plataformas de descarga pero la mayoría no cumple estándares de seguridad o privacidad ni cuenta con el suficiente rigor científico.

No mejora el rigor en aplicaciones para el adelgazamiento. Un informe australiano concluía que “las aplicaciones comerciales más populares para el control de peso son de calidad subóptima, dada la inadecuada cobertura científica e imprecisión de la información relacionada con el peso, y la relativa ausencia de técnicas de cambio de comportamiento” [3]. Lo mismo sucede en embarazo. El 57% de embarazadas o madres recientes ha descargado una app de embarazo, según un estudio en el que ha participado la Universidad de Zaragoza [4]. Sin embargo, otra investigación internacional con la Universidad de Murcia desvela que ninguna de las 33 apps de embarazo analizadas cumplía con criterios de calidad científica [7].

La seguridad es otro de los fallos frecuentes. El 90% de las aplicaciones de salud son vulnerables, según un análisis de la empresa Arxan realizado en 2016. A similar conclusión también llegaron investigadores de las universidades de Valladolid y Deusto en un trabajo publicado el pasado año, sobre todo al recopilar y tratar la información [2].

Por eso en el Hackathon se hizo especial hincapié en la seguridad y privacidad, con charlas y mentorización específica en aspectos éticos y legales, y en el contraste científico con médicos, biólogos y farmacéuticos, entre otros, sobre las soluciones propuestas.

4. Hackathon de Salud Junior

La cocreación de aplicaciones de salud no sólo es importante en la asistencia sanitaria sino también en la prevención. Por ese motivo, desde COM Salud y AIES organizamos en el mes de mayo, el primer maratón de programación de videojuegos de salud con niños que se celebra en España, el Hackathon de Salud Junior, que ha reunido en Madrid a alumnos de diferentes colegios para programar videojuegos que conciencien sobre hábitos de vida saludables y prevengan la obesidad infantil. El Hackathon Junior contó con colaboración de la Sociedad Española de Pediatría Social (SEPS) y la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA).

La primera edición del Hackathon estuvo enfocada en la creación de videojuegos para concienciar sobre el ejercicio físico y la alimentación saludable, coincidiendo con la celebración del Día Nacional de la Nutrición y tras el Día Europeo de la Obesidad, el 20 de mayo. Por ese motivo se creó el Reto DKV Apptívate de Prevención de la Obesidad Infantil. Los participantes, de entre 12 y 17 años, con ayuda de formadores especializados de Vector Academy, programaron videojuegos para ayudar a concienciar a otros niños y adolescentes. Este reto se enmarca dentro del programa Apptívate, con el que DKV pretende alcanzar a todos los implicadas en el problema: niños, padres, maestros, administraciones, medios de comunicación, etc. y ayudar, entre todos, a encontrar una solución a la obesidad infantil. Pediatras y expertos en nutrición ayudaron, durante toda la jornada, a los niños a solventar sus dudas.

El colegio del equipo ganador del Reto, alumnos de 12 años del colegio el Valle Las Tablas, de Madrid, consiguió el premio dotado con 1.000€ en material deportivo o tecnológico, donado por DKV, además de regalos para los integrantes del equipo. Su solución era un personaje con problemas de sobrepeso que, a través de conducta saludable, como alimentarse fruta y verdura y hacer ejercicio, conseguía perder peso, mientras que el recurso a comida rápida le hacía engordar.

También se concedió el premio Deporte Saludable, a un equipo de El Valle Valdebernardo, que mostró mejor espíritu deportivo, con 1.000€ en dotación deportiva para los integrantes, donado por Novartis. Los chicos, de último curso de la ESO, trabajaron en un videojuego educativo con un componente gráfico digno de los mejores juegos profesionales.

Cada vez más niños saben programar y si les motivamos para una acción social, como el Hackathon de Salud Junior, las soluciones que nos pueden ofrecer seguro que podemos aprovecharlas para educar a otros niños con videojuegos

Los videojuegos educativos tienen una capacidad superior a las campañas clásicas para llegar a amplias capas de la población, tanto a niños como adultos, ya que incluyen un componente emocional y lúdico que hace que se fije el aprendizaje en mayor medida, según han demostrado diversos estudios. Además, si los videojuegos están codiseñados por niños el alcance es mayor, ya que conocen su lenguaje y motivaciones, como han demostrado estudios con videojuegos diseñados en ámbitos como la diabetes. Desde COM Salud organizamos desde hace varios años el Congreso Nacional de Juegos de Salud, en el que se presentan todas las novedades sobre las posibilidades de los videojuegos para concienciar y formar en salud.

El 41% de los niños españoles tiene exceso de peso, según el Estudio Aladino, elaborado por la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN). “El sedentarismo y los malos hábitos de alimentación son los responsables de que España tenga la tasa de obesidad infantil más alta de Europa, un 18%”, advierte el doctor Jesús García, presidente de la SEPS y jefe de la Unidad de Pediatría Social del Hospital Infantil Universitario Niño Jesús.

“Cada vez más niños saben programar y si les motivamos para una acción social, como el Hackathon de Salud Junior, las soluciones que nos pueden ofrecer seguro que podemos aprovecharlas para educar a otros niños con videojuegos”, destaca Rafael Conde del Pozo, director de Innovación, Estrategia y Evolución Tecnológica de Vector ITC Group.

Un jurado multidisciplinar fue el encargado de evaluar los proyectos. En él figuraron el psicólogo Javier Urra, primer Defensor del Menor; el doctor Jesús García; la doctora Nieves Palacios, presidenta del grupo de nutrición en el deporte de la Federación Española de Medicina del Deporte; el profesor Jesús Román, presidente del comité científico de la Sociedad Española de Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA); el profesor Baltasar Fernández Manjón, catedrático de la Cátedra Telefónica-UCM Educación Digital y Juegos Serios de la Universidad Complutense; la doctora en Farmacia Marián García, profesora de Nutrición en la Universidad Isabel I y autora del libro “El moco radiactivo“; el director de Innovación, Estrategia y Evolución Tecnológica de Vector ITC Group, Rafael Conde del Pozo; y Olga Rubio, responsable de Voluntariado en Cruz Roja.

5. Programa escolar

El propósito del Hackathon de Salud Junior es iniciar un programa de educación en salud en las aulas a través de la programación. Profesionales sanitarios, pacientes y educadores darán charlas educativas a los niños y adolescentes sobre diferentes ámbitos de salud y programadores especializados en el trabajo con los pequeños les ayudarán a programar videojuegos de concienciación sobre esos temas. Los equipos participantes, de diferentes ámbitos de la geografía española, podrán participar en hackathones locales y los ganadores optar a la participación en el Hackathon nacional, el próximo año.

Numerosas instituciones relacionadas con la educación, la pediatría, la nutrición y diferentes especialidades médicas han pedido unirse al proyecto, ya que consideran que es una iniciativa con gran interés para los alumnos y que puede fomentar cambios en la concienciación en salud tanto de los propios niños como de sus familias.

6. Latinoamérica

Tanto el Hackathon de Salud de adultos como el de niños tienen previsto extenderse a Latinoamérica. Así, en agosto, durante el congreso eSalud Colombia, que se celebró en Bogotá, hubo un concurso de ideas de salud digital. Ya en la edición del pasado año desde COM Salud impartimos un taller-hackathon de ideas de videojuegos de salud con la participación de profesionales sanitarios, gestores y dos niños muy especiales, que habían creado su propia empresa para el desarrollo de videojuegos de salud.

En esta ocasión, un jurado multidisciplinar, ha premiado las mejores ideas de eSalud, que serán mentorizadas desde el punto de vista científico y técnico y podrán participar en el Hackathon de Salud Colombia, que está previsto que se celebre en febrero de 2018, organizado por el capítulo colombiano de la Asociación de Investigadores en eSalud.

Referencias

[1] D. Wen, X. Zhang, X. Liu y J. Lei. “Evaluating the Consistency of Current Mainstream Wearable Devices in Health Monitoring: A Comparison Under Free-Living Conditions”. JMIR Publications, Vol. 19, n.3, 2017. <http://www.jmir.org/2017/3/e68/>. Último acceso: 9 de febrero de 2018.

[2] E. Pérez Morera, I. de la Torre Díez, B. Garcia-Zapirain, M. López-Coronado y J. Arambarri. “Security Recommendations for mHealth Apps: Elaboration of a Developer’s Guide”. Journal of Medical Systems, 40, 152, 2016. <https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs10916-016-0513-6#article-dates-history>.Último acceso: 9 de febrero de 2018.

[3] J. Chen, J. Cade  y M. Allman-Farinelli. “The Most Popular Smartphone Apps for Weight Loss: A Quality Assessment”. JMIR Publications, Vol.3, n. 4, 2015. <http://mhealth.jmir.org/2015/4/e104/>. Último acceso: 9 de febrero de 2018.

[4] J. Osma, A. Barrera y E. Ramphos. “Are Pregnant and Postpartum Women Interested in Health-Related Apps? Implications for the Prevention of Perinatal Depression”. Cyberpsychology, Behavior, and Social Networking, 19(6), pp. 412-415, 2016. <http://online.liebertpub.com/doi/10.1089/cyber.2015.0549>. Último acceso: 9 de febrero de 2018.

[5] J. Y. Leong y J. E. Wong. “Accuracy of three Android-based pedometer applications in laboratory and free-living settings”. Journal of Sports Sciences, Vol. 35, Issue 1, 2017. <http://www.tandfonline.com/doi/full/10.1080/02640414.2016.1154592>. Último acceso: 9 de febrero de 2018.

[6] K. Konharn, W. Eungpinichpong, K. Promdee, P. Sangpara, S. Nongharnpitak, W. Malila y J. Karawa. “Validity and Reliability of Smartphone Applications for the Assessment of Walking and Running in Normal-weight and Overweight/Obese Young Adults”. Journal of Physical Activity and Health, Vol. 3, Issue 12, 2016. <http://www.jmir.org/2017/3/e68/>. Último acceso: 9 de febrero de 2018.

[7] M. Bachiri, A. Idri A2, J. L. Fernández-Alemán y A. Toval. “Mobile personal health records for pregnancy monitoring functionalities: Analysis and potential”. Computer Methods and Programs in Biomedicine, Vol. 134, pp. 121-135, 2016. <http://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S0169260715302480?via%3Dihub>. Último acceso: 9 de febrero de 2018.