Entrevista a Damien O’Sullivan, CEO de la Fundación ICDL

3
820
Damien O'Sullivan ICDL

Resumen

Como parte de esta monografía, dedicada a la certificación ICDL, se ofrece una entrevista a Damien O’Sullivan, CEO de la Fundación ICDL, para que nos hable de su perspectiva sobre las habilidades digitales y la labor de la Fundación ICDL.

Damien O’Sullivan

CEO en la Fundación ICDL

Damien O'Sullivan ICDL

CEO en la Fundación ICDL

Entrevistamos a Damien O’Sullivan para hablar sobre la certificación ICDL

Entrevista realizada por Encarna Quesada Ruiz (Directora de la Revista Novática)

Como todos sabemos, vivimos en un mundo cada vez más digitalizado por lo que tener habilidades digitales insuficientes tiene un impacto negativo en la empleabilidad, y por lo tanto, en la calidad de vida de las personas. ¿Cuál es la situación actual en Europa a finales de 2020 en materia de habilidades digitales?

Por supuesto, 2020 es el año de la pandemia de coronavirus y hemos visto cómo las sociedades y las economías se han basado en gran medida en el uso de la tecnología digital para proporcionar cierto nivel de continuidad social, educativa y empresarial. La medida en que una persona puede beneficiarse del uso de la tecnología digital está directamente relacionada con su nivel de habilidades digitales. Sabemos por el Índice de Economía y Sociedad Digitales (DESI) 2020 de la Comisión Europea que, en el mejor de los casos, el 42% de los europeos no tiene al menos habilidades digitales básicas. Considero que un porcentaje más elevado no tiene suficientes conocimientos digitales para operar eficazmente en un entorno laboral digitalizado, que ahora vemos es el lugar de trabajo más común. En todos los sectores, en organizaciones grandes y pequeñas, el uso de la tecnología es un elemento clave de la mayoría de los trabajos. A medida que terminamos 2020, no podemos tener ninguna duda de que la mayoría de los trabajos son más digitales y muchos, si no la mayoría, de los trabajadores requieren niveles más altos de habilidades digitales.

A veces, parece que muchas personas no entienden claramente cuáles son los elementos clave de las competencias digitales y cómo evaluarlos. Sr. O’Sullivan ¿podría por favor hablarnos sobre ello?

El primer desafío es el idioma. Cuando se sale de las discusiones sobre política, creo que la mayoría de la gente no distingue entre “competencias digitales”, “alfabetización digital”, “habilidades digitales” y muchos otros términos que se pueden usar. Prefiero usar el término “habilidades digitales” como el término más claro. En los círculos de política, discutimos los marcos de competencia y la evaluación, pero este lenguaje no es muy atractivo para los usuarios y puede tener un efecto negativo.

Creo que la mayoría de la gente tiene una percepción de su capacidad para utilizar la tecnología y muchos reconocen su necesidad de mejorar sus habilidades digitales. Es importante que proporcionemos un mayor acceso a oportunidades para desarrollar habilidades digitales y en un formato que se adapte al individuo. Si bien una evaluación es clave para el éxito, la idea de evaluación puede ser intimidante para el individuo. Con ICDL enfatizamos el valor de la certificación, ya que proporciona un resultado muy práctico y valioso para los usuairos. Nos aseguramos de que las personas comprendan, aprecien y disfruten el proceso ICDL: evaluar, aprender, certificar. Los programas como ICDL ofrecen un menú de módulos entre los que se puede elegir el área de habilidades digitales ajustándose a sus necesidades. Este enfoque modular proporciona flexibilidad y una ruta de aprendizaje a lo largo del tiempo.

¿Cree que los gobiernos nacionales están preocupados por ayudar a los ciudadanos y las organizaciones a identificar las brechas de habilidades digitales y encontrar formas de abordarlas?

Creo que la mayoría de los gobiernos son conscientes de que el nivel de habilidades digitales en sus países no es lo suficientemente alto y que ciertos segmentos de la población y la fuerza laboral tienen niveles particularmente bajos. Y a nivel de la Unión Europea, hay un claro reconocimiento de la necesidad de desarrollar habilidades digitales y, para ser justos, hay mucha financiación disponible. Pero creo que se pone demasiado énfasis en los procesos, se habla demasiado de las políticas, se considera demasiado reinventar la rueda. Esto no es complicado. Las soluciones están disponibles. Está disponible una certificación estandarizada, de alta calidad y probada. Hay socios educativos disponibles. Necesitamos enfocarnos en las personas y las organizaciones. Necesitamos campañas para alentar a los trabajadores y empleadores a invertir su tiempo en desarrollar habilidades digitales. Necesitamos crear demanda de formación y certificación.

¿Podría darnos un ejemplo de un país cuyos gobiernos, educación y proveedores de formación están realizando una buena labor en cuanto a la mejora de las habilidades digitales de los distintos grupos destinatarios?

Siguiendo con la última pregunta, veo los mismos desafíos en la mayoría de los países europeos donde no se presta suficiente atención a la promoción. En un ejemplo no europeo de mejores prácticas, trabajamos en estrecha colaboración con el gobierno de Singapur, donde ICDL se utiliza como programa nacional de habilidades digitales. Singapur lanzó una iniciativa “Skills Future” que anima a todos los ciudadanos a desarrollar sus habilidades. Este es un perfil muy alto, con un fuerte énfasis en la promoción para hacer llegar el mensaje a todas las personas. Cuenta con el apoyo de sindicatos y empleadores. Y, por supuesto, está respaldado por fondos gubernamentales. En Europa hay financiación disponible. Necesitamos una campaña similar de “Skills Future”.

La Fundación ICDL ha sido un actor activo en el desarrollo de marcos de competencias digitales hasta ahora. ¿Podría hablarnos más sobre su labor?

ICDL es una organización educativa centrada en las habilidades digitales. No somos una empresa de tecnología ni una organización de educación general. ¡Solo hacemos habilidades digitales! Esto nos ha permitido mantener el enfoque y desarrollar altos niveles de experiencia durante los últimos veintitrés años. Damos prioridad a las soluciones prácticas y desarrollamos continuamente nuestros programas para reflejar los cambios en la tecnología y las necesidades cambiantes de las personas. ICDL se ha convertido en una organización global y trabajamos con socios del sector público y privado, dondequiera que las personas deseen desarrollar sus habilidades digitales.

Sr. O’Sullivan, gracias por acompañarnos en esta visita al interior de la Fundación ICDL y la situación actual en relación a las habilidades digitales.